5 TIPS SOBRE ALIMENTACIÓN PARA ADULTOS MAYORES

el:

Al entrar en la tercera edad varios cambios ocurren en el cuerpo. El metabolismo ya no es el mismo, el olfato y el gusto son menos agudos. También disminuye la masa muscular y la digestión se vuelve más lenta. Es por estas razones que las comidas también deben ajustarse.

Mayor ingesta de proteínas: muchas veces los adultos mayores pueden sufrir sarcopenia, que es una reducción de masa muscular. Si el adulto mayor realiza ejercicios, podría necesitar más ingesta de alimentos ricos en proteínas, al igual que si tiene algún nivel de pérdida de masa muscular. Se recomienda la ingesta de carnes blancas como pescado, pavo o pollo, ya que contienen proteínas, hierro y zinc, que sirven para renovar y reparar los tejidos del cuerpo, prevenir la anemia y otras enfermedades. Evite carnes rojas y embutidos ya que contienen grasas saturadas y colesterol, peligrosos para el corazón.

Consumo de vitaminas: Es importante ingerir vitaminas B6, B12, ácido Fólico, E, C y β-caroteno para mantener en forma adecuada la función cognitiva, la respuesta inmune y la tolerancia a la glucosa. También dichas vitaminas actúan como elementos antioxidantes contribuyendo a reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer y también evitan la elevación de la homocisteína, importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y deterioro cognitivo.


Reducir consumo de sal: como los adultos mayores tienden a perder la sensibilidad por los sabores, suelen utilizar mucha sal y condimentos, lo que puede ser perjudicial para su salud. a sal tiene directa relación con el aumento de la presión arterial, patología de alta prevalencia en adultos mayores, así como la sal se ha identificado como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares.


Beber mucha agua: Es probable que los adultos mayores tengan menos sed, lo que puede llevarlos a deshidratarse con facilidad. Es por esto que es muy importante que generen un hábito de tomar agua durante el día para evitar problemas de ese tipo. Se deben tomar de 6 a 8 vasos de agua de forma diaria. La hidratación repercute directamente en la digestión y su ausencia puede favorecer el estreñimiento (tener menos de tres evacuaciones intestinales por semana).


Alimentos ricos en fibra: Es importante aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra tales como legumbres, frutas y verduras crudas, pan y cereales integrales. Vale recordar que la fibra de los alimentos ayuda a bajar el colesterol y mejora la digestión.

Es muy importante que además de una buena alimentación, el adulto no fume, no consuma grandes cantidades de alcohol y realice una actividad física regular y mantenida en el tiempo. Lo ideal es hacer actividad física de forma diaria por 40 minutos, pero si es que no es posible, aunque sean 15 minutos de forma regular, es un buen comienzo.

2.jpg

Comentarios

Deja un comentario